Estudiamos, construimos y divulgamos dispositivos que aprovechan energías renovables para usos cotidianos

Quemador de biomasa de alta eficiencia

Existe en la región una gran cantidad población con dificultades en el acceso a la energía necesaria para calefaccionar, calentar agua y cocinar sus alimentos, provocando un excesivo gasto de tiempo y dinero, con resultados poco satisfactorios y hasta peligrosos. Por eso estamos desarrollando un quemador eficiente de biomasa orientado a aprovechar los restos de poda verdes.

Nuestro objetivo es mejorar el acceso a la energía proveniente de leña, charamusca y restos de poda, reducir el tiempo que gastan en conseguir el combustible, y, a su vez, la emisión de humos y monóxido de carbono, limitando el impacto tanto en el medioambiente como en la salud de los usuarios.

Es por ello que nuestra propuesta es construir artefactos de quema eficiente de biomasa, con materiales simples, fáciles de conseguir y económicos, brindando los conocimientos necesarios para que los mismos usuarios puedan replicar y dar mantenimiento a estos sistemas, aumentando su resiliencia.

 

Deshidratador solar

Un deshidratador solar es un dispositivo que aprovecha la energía proveniente del sol para deshidratar alimentos, permitiendo de esta manera su conservación y su agregado de valor en origen. Además, al reducir el volumen y la masa de los alimentos, se disminuye el impacto ambiental de su transporte, envasado y almacenamiento.

Los deshidratadores solares son fáciles de autoconstruir con materiales locales y económicos, y tienen el potencial de generar puestos de trabajo y disminuir el desperdicio de alimentos.

Construimos y probamos distintos diseños, promoviendo su aplicación a través de capacitaciones en distintos lugares de la provincia.

 

Concentrador solar fresnel

Nos proponemos desarrollar un concentrador solar, con las premisas de que que no necesite un seguimiento constante para su funcionamiento (como otros concentradores) y de que sea fabricado con materiales locales, accesibles y económicos para que pueda ser reparado en cualquier taller mecánico de cualquier ciudad o pueblo.

Se construyeron varios prototipos de captador que fueron testeados con éxito. Mediante espejos planos, se concentra la luz solar sobre un colector por el que circulará aceite de motor reutilizado (recuperado de lubricentros). Las pruebas se hicieron con agua y se logró temperatura de hervor en pocos minutos en el solsticio de invierno (la peor condición).

En el equipo terminado, ese aceite calentado se dirigirá al sistema de almacenamiento, a 180ºC, con el fin de que la energía solar pueda ser aprovechada en horas nocturnas o en días nublados. Aún no se realizó el prototipo del sistema de almacenamiento.

Lo que se busca es complementar la oferta actual de calefones solares con un producto que pueda aportar calor a temperaturas mayores a 100°C.

El proyecto obtuvo apoyo del Ministerio de Industria de la Nación con el programa Capital Semilla, y de la provincia con el programa Ingenia para conseguir parte de las herramientas y los materiales necesarios.

 

Cocina solar parabólica

Una cocina solar tiene un funcionamiento comparable al de una hornalla convencional a gas tanto en el modo de cocinar como en el tiempo de cocción (a sol pleno). Las ondas electromagnéticas provenientes del sol se reflejan en el interior de la cocina, de forma parabólica y de un material reflectivo, y se concentran en el foco, donde se ubica una olla o sartén color negro que absorbe la radiación.

Si te interesa nuestro trabajo, ¡contactanos!

¿Te interesa lo que te contamos?

¡Hacé click aquí abajo y enterate de más!

Participar